Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestra web mediante el análisis de tu navegación en nuestro sitio. Si continuas navegando, consideraremos que aceptas su uso. Para más información, consulta nuestra Política de Cookies.

X

SOBRE NOSOTROS

Una larga historia en torno
al pino

LOS AÑOS 50: EL INICIO

Un próspero negocio familiar desde mediados del siglo XX

Nuestra historia se remonta a hace más de 60 años y desde su ya lejano comienzo, nuestra empresa familiar ha pasado por grandes cambios y ha tenido que afrontar grandes desafíos de índole familiar, económico, tecnológico, laboral, organizativo, etc., de los cuales ha salido siempre muy reforzada. Esta empresa tiene su origen en la mitad del siglo XX, allá por los años cincuenta, cuando un emprendedor autodidacta del medio rural, Avelino García Fernández, padre de una muy numerosa familia, comenzó a comprar arbolado de pino en los montes de la costa occidental asturiana para comerciar con su madera y otros subproductos forestales como el carbón vegetal, la leña o las piñas. Este fue el germen de una dilatada trayectoria de un negocio familiar y una forma de vida que ha llegado hasta nuestros días a través de tres generaciones.

Después de algo más de una década de actividad puramente forestal se tomó una decisión crucial para el devenir de la empresa: arrendar un pequeño aserradero con molino de cereales en la localidad de Cadavedo perteneciente al municipio de Valdés ubicado en la zona costera del occidente asturiano. El abordar la transformación de la madera de pino de los montes cercanos a dicha localidad valorizando una materia prima autóctona, fue el paso esencial y definitivo para la empresa y su evolución futura que, además, consiguió implicar a una gran parte de la familia en la actividad de la empresa.

DE LOS 60 A LOS 80: EL NEGOCIO CRECE

Comienza el transporte de mercancías por carretera y la venta minorista de materiales de construcción

A principios de los años sesenta con el aserradero y el molino de cereales a pleno rendimiento se dio otro paso más: la compra de esas precarias pero productivas instalaciones de Cadavedo. Y es en este momento, a mediados de los años sesenta, cuando se comienza la adquisición de terrenos colindantes con la parcela ocupada por el aserradero y se inician otras actividades económicas complementarias para el modelo de negocio: el transporte de mercancías por carretera y la venta minorista de materiales de construcción.

A principios de los años setenta se amplían las naves industriales de transformación, se instalan las primeras máquinas de alta producción, y se construye la primera gran nave de almacenaje de madera transformada.

Se amplían las naves industriales de transformación, se instalan las primeras máquinas de alta producción y se construye la primera gran nave de almacenaje de madera transformada.

FINALES DEL SIGLO XX- PRINCIPIOS DEL XXI: MODERNIZACIÓN

En 1980 la empresa toma la forma jurídica de sociedad de responsabilidad limitada y el fundador de la misma deja paso a sus hijos al frente de la gestión.

Después, los grandes hitos de inversión se realizan a mediados de los años ochenta y finales de los noventa cuando se instalaron máquinas modernas de mayor producción y mejor acabado y al principio del siglo XXI, cuando se construye una gran nave de manipulación y clasificación de madera aserrada y se instala la planta de secado de madera que revolucionó definitivamente el negocio de la empresa y permitió un crecimiento sin
igual en etapas posteriores.

A principios del siglo XXI se construye la planta de secado de madera que revolucionó definitivamente el negocio de la empresa

EL PRESENTE Y EL FUTURO DE GARCÍA HERMANOS

Dar valor añadido a la madera de pino a través de su clasificación y de la aplicación de distintos procesos de transformación ha sido un objetivo constante en la gestión hasta los momentos actuales. La calidad y la gama de producto junto con un servicio puntual al cliente han sido nuestra motivación desde siempre. Sin empleados comprometidos con esta forma de pensar y trabajar, la tarea se hace imposible.

Una gran prueba de madurez y evolución para nuestro modelo empresarial.

Hoy en día, dos ramas familiares en tercera generación siguen al frente de la empresa después de más de sesenta años de difícil y fructífera andadura, pensando siempre en nuestros proveedores y clientes, en cómo mejorar para ellos y planteando proyectos que supongan un crecimiento asumible y estable para el futuro

POLÍTICA DE CALIDAD, MEDIO AMBIENTE, CADENA DE CUSTODIA Y PREVENCIÓN

Maderas García Hnos., S.L. se ha fijado como misión ser el líder en el sector de aserraderos de pino de su región, Asturias, para lo cual ha establecido una Política de Calidad, Medio Ambiente, Cadena de Custodia y Prevención de Riesgos Laborales que se rige por los siguientes valores corporativos:

Orientación al cliente.

Rentabilidad.

Compromiso con la seguridad laboral y el medio ambiente.

Promoción de la Gestión Forestal Sostenible y la Cadena de Custodia.

Diferenciación de la competencia.

Desarrollo de las personas.

A través de la implementación de esta política, la Dirección de Maderas García Hnos. se compromete a:

  • Definir, documentar e implementar un sistema de Certificación de Cadena de Custodia.
  • Difundir este sistema y esta política.
  • Nombrar un representante como responsable de Cadena de Custodia.
  • Revisar el sistema y los recursos necesarios para su mantenimiento anualmente.
  • Facilitar la formación de los trabajadores en relación a la Cadena de Custodia.
  • Facilitar a los consumidores de nuestros productos información precisa y verificable sobre el contenido de material certificado PEFC/FSC.
  • No comercializar madera procedente de fuentes conflictivas.
  • Difundir los principios y directrices de esta política entre nuestros proveedores y sobcontratistas.

Asimismo, mediante el presente documento se comprometen al cumplimiento de los Convenios fundamentales de la OIT según aparecen definidos en la Declaración de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo. En este sentido, y en particular, se compromete a garantizar:

La libertad de asociación, elección de sus representantes y derecho a la negociación colectiva de sus trabajadores.

La prohibición del uso del trabajo forzoso.

La edad mínima legal para la contratación de los trabajadores.

La igualdad de oportunidades de empleo y trato.

Las condiciones adecuadas en el trabajo de forma que no se ponga en peligro la seguridad o salud de los trabajadores conforme a lo estipulado en la legislación vigente en materia de Prevención de Riesgos Laborales.